Paginas

miércoles, 26 de agosto de 2015

En búsqueda del equipo

Ya pasaron 3 fechas de la liga y el saldo siendo resultadista es: 2 victorias de local y 1 derrota de visitante. Como no nos gusta quedarnos en el resultado vamos a ahondar un poco más en el análisis.

En la primera fecha se ganó un partido de 6 puntos por que le ganamos al equipo con el que hemos peleado varios de los últimos campeonatos, una pelea que es demasiado injusta ya que Bolivar (Baisa FC) cuenta con la ventaja de la altura y con la holgada billetera de su dueño que no duda en girar miles de dólares para contratar al jugador que quiera, a esto se suma el bloqueo que tiene Bolívar contra Oriente ya que no nos ceden a ningún jugador (recordemos el caso Jhasmany Campos o Leonel Justiniano por ejemplo). Aprovecho a pedir a la dirigencia que hagamos lo mismo, no le prestemos ni vendamos ningún jugador para pagarles con la misma moneda. Hablando de lo que sucedió en el Tahuichi en esa primera fecha hay que decir que fue un partido en el cual las individualidades fueron las que lograron las victorias, un Mauricio Saucedo inspiradísimo que la descosió la pelota ese viernes por la noche, sumado a un Marrone que jugó el mejor partido desde que llegó a Oriente, un Billy Viscarra que cuando le tocaron la puerta atendió con seguridad demostrando que ya está listo para ser el dueño del arco de Oriente, Alcides Peña nos hizo acordar a aquel Alcides en sus primeros partidos con la albiverde donde evadía con su gambeta a cuanto rival se le cruzaba en su camino, Marvin Bejarano volvió a aparecer con un centro de precisión quirúrgica para que Alcides meta el gol de la victoria. Más allá de las individualidades lo que no estuvo a la altura fue el rendimiento colectivo.

En la segunda fecha ya sin Marvin Bejarano, lesionado, tuvimos que ir a jugar a Oruro, lugar complicado para jugar al fútbol si los hay, pero la chance de ganar estaba por que sin dudas este San Jose es el peor de los últimos 10 años. Este partido evidenció que todavía Pompei está en búsqueda del equipo, por que las sociedades que generan fútbol en el medio no aparecieron lo que hizo que las ocasiones de gol sean escasas. Los 2 goles llegaron por centros de la Peta Juarez que fueron conectados y convertidos en gol por el siempre molesto Andaveris que a pesar de sus limitaciones técnicas siempre se las ingenia para hacer alguno que otro gol, esa tarde fueron 2 los que nos hizo. Creo que Tito Pompei pudo haber corregido es agujero dejado por Alan Mercado que cada vez que sube se olvida que tiene que volver a marcar lo antes posible. Quizás hubiese sido conveniente poner un jugador con más vocación defensiva luego del empate de Brau para apostar al contra golpe sobre todo cuando la altura ya es un factor determinante en los últimos minutos en Oruro. Fue una derrota que pudo ser al menos un empate y por que no una victoria.

Luego se vino la tercera fecha, un flojo Nacional Potosi vino al Tahuichi, Oriente con la obligación de siempre sumar de a tres cuando juega de local, salió con las intenciones de ganar pero hubo un factor que pasó factura y sin dudas fue el cansancio físico, es que jugar sudamericana y liga en 2 semanas con viajes de varias horas en avión, buque bus y flota termina afectando el rendimiento físico de los jugadores. Esto se notó la noche del domingo, pero para alegría de nosotros otra vez aparecieron las individualidades que nos hicieron ganar, en este partido apareció de nuevo el juego aéreo del siempre cumplidor Meleán que luego de un centro de Almirón vestido de asistidor en esa jugada puso el primero de cabeza, bien por Meleán que luego de su lesión en el tobillo tiene que volver a ser el de antes. En el segundo tiempo apareció lo que tanto se hizo esperar, el gol de Almirón que a falta del todavía pendiente juego colectivo que lo alimente tuvo que bajar y pelear la pelota ganandola en el medio, hacer una jugada individual donde dejó en el camino a 3 jugadores de Nacional Potosí para que dar solo frente al arquero y definir con clase para poner el segundo gol. Minutos más tarde llegó el premio para un Mauricio Saucedo que siguió desparramando su magia en el Tahuichi, esta vez la paró de pecho y sin que caiga la pelota al suelo en la misma maniobra desde 30 metros la mandó a guardar y puso el que sin dudas es hasta ahora el mejor gol del campeonato.

Ya pasaron 3 fechas ahora toca ir a Cochabamba a tratar de traer un buen resultado ante un irregular Wilstermann, Pompei ya tiene que encontrar ese equipo que nos ayude a seguir cosechando triunfos para poder otra vez ganar ese tan ansiado campeonato que todos estamos esperando.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Podés escribir tu comentario acá, mejor si es sin insultos :). Gracias por leer y comentar en El Rincón Albiverde